20 nov. 2016

Mi rey

Un rey cuyo trono es una cruz,
cuya corona está adornada con espinas.
Un rey que no explota a los súbditos, 
sino que los convierte en hijos.
El rey de un reino donde hay ladrones, prostitutas y mendigos.
Un rey cuyo poder no nace de la fuerza sino del amor...
...Mi rey...
CRISTO REY

12 nov. 2016

¿A la luz de la luna?

¿Has mirado hoy el cielo? La luna está especialmente hermosa. Su brillo eclipsa el de miles de estrellas que tienen luz propia. Sin embargo, la luna no tiene luz propia, se limita a reflejar la luz del sol. 
Sólo hay un momento en que la luna brilla en todo su esplendor, y es cuando la tierra no se interpone entre ella y el sol.
¡Esta noche Señor, quiero ser como la luna! Permíteme reflejar tu Luz e iluminar el mundo. No dejes que las cosas mundanas se interpongan entre nosotros.
Tu Luz, mi brillo

25 oct. 2016

¿Cúal es tu poder?

La semana pasada un grupo de jóvenes de la parroquia, que embarcaron siendo aún niños, han recibido la Confirmación
Con sus nuevos "superpoderes" están listos para iniciar la aventura de ser testigos de Cristo y defender la fe con sus palabras y sus obras.
«Recuerda, pues, que has recibido el signo espiritual, el Espíritu de sabiduría e inteligencia, el Espíritu de consejo y de fortaleza, el Espíritu de conocimiento y de piedad, el Espíritu de temor santo, y guarda lo que has recibido. Dios Padre te ha marcado con su signo, Cristo Señor te ha confirmado y ha puesto en tu corazón la prenda del Espíritu» (San Ambrosio, De mysteriis 7,42)

11 oct. 2016

El retraso

Te debemos una explicación. Se que anhelas buscar tesoros pero hay algo que debes saber.
El dueño del barco en el que nos enrolamos hace tiempo eligió a un capitán. Dicho capitán era alegre, entusiasta y enamorado de su trabajo. Para empezar el viaje eligió a una gran tripulación. 
Bueno, en realidad, no éramos los mejores, ni teníamos virtudes excepcionales... Más bien éramos un poco desastrosos: inexpertos, algo locos e impulsivos. Pero teníamos la capacidad de soñar, de creer que podríamos traer algo de luz en un mundo que veíamos oscuro, sin esperanza. Así que aceptamos sin dudar. ¡Eso nos convertía en los mejores! Decir SI cambió nuestras vidas.
Nos preparamos para defendernos de los piratas, no escuchar los cantos de sirenas que nos perderían para siempre. Preparamos una buena carga de alimentos para la bodega (...iba a ser un viaje largo...), comprobamos las redes y nos despedimos de nuestras familias, de todo aquello que nos dificultaría el zarpar. El destino estaba marcado. 

1 oct. 2016

El sentido de mi vida


Renunciaría a mi vida, pero no a mi fe.
Lo que da sentido a mi vida es el amor de Dios.
Por mi misma, yo no soy nada. El lo es todo.
Esto es lo que soy: un lápiz de Dios.
Un débil lápiz con el que Él escribe lo que quiere.
Santa Teresa de Calcuta